¿Cómo escoger tu centro de estética?

>, Tratamientos Faciales>¿Cómo escoger tu centro de estética?

The Beauty Maximizer - centro de estética en Barcelona

The Beauty Maximizer: centro de estética en Barcelona

Me apasiona guiar a las personas en el camino hacia la maximización de su belleza. Por este motivo decidí abrir The Beauty Maximizer: un centro de estética avanzada ubicado en la calle Balmes de Barcelona, y que lleva mi nombre. Cuando ayudo a las personas a sentirse mejor física, mental y emocionalmente, y también a mejorar su salud, siento que estoy aportando cosas muy positivas a la comunidad.

Cada persona tiene motivaciones profesionales diferentes. Yo me siento realizada desempeñando mis conocimientos en el sector de la belleza y el cuidado personal. Me encanta comprobar los cambios que experimentan los clientes tras su paso por el centro de estética. Se convierten en personas más independientes, felices y seguras, sobre todo cuando deben seleccionar productos de cosmética.

¿Son todos los centros de estética iguales?

Frente a la gran demanda del sector de la belleza, son muchas las empresas que ofrecen este tipo de servicios. Sin embargo, ¿son todos iguales? ¿Por qué puede llegar a variar tanto el precio de un lugar a otro por el “mismo” servicio? ¿Es realmente importante cuidar la imagen?

Contestando a la primera pregunta:

Rotundamente no. No todos los centros son iguales. Antes de ponerte en manos de un centro determinado, te diría que tuvieras en cuenta las siguientes características:

  • El propietario/a del centro, ¿es un profesional de la estética? ¿O es un inversor/a que tiene a varias “soldados” haciendo el trabajo duro? Con esto no quiero decir que un centro donde el fundador/a no sea esteticista (como mínimo), no vaya a ser de calidad. Pero sin duda es importante que, quien esté al mando, entienda de pieles. Y también es importante que las empledas tengan un gran sentimiento de pertenencia por la empresa para la que trabajan. Porque si ninguna de estas situaciones se da, la personalización en el trato es nula, y la implicación por la problemática del cliente, es la última preocupación de cada empleada/o. Así que, primer consejo: acude a un centro donde el empresario/a sea conocedor de la piel, del sector en profundidad, tenga amor y sienta pasión por la profesión, haya levantado el negocio con su esfuerzo, y haya creado una comunidad de empleadas/os que sientan que pertenecen a una familia. Sino, el riesgo de que los resultados no sean óptimos, es alto. Te lo digo por experiencia.

Distintos precios para diferentes centros de estética.

  • ¿Por qué puede llegar a variar tanto el precio por un “mismo” tratamiento, en función del centro de estética? Como habrás observado, inlcuyo las comillas en la palabra “mismo”. Esto es como todo: la calidad marca el precio. Siempre dentro de unos parámetros. Desconfía de lo que sea demasiado barato, pues probablemente, el producto que te apliquen no sea nada especial. Además, el sueldo de los empleados será más bajo. Aunque todo depende de la zona en la que el centro de estética esté ubicado, pues los alquileres de los locales comerciales también dictan el precio del servicio. Desconfía también de lo excesivamente caro. La calidad tiene un precio, sí. Pero todo lo que excede ciertos límites, lo que te indica es que estás pagando marca y lujo. Si el servicio es exquisito, y el lugar también, a lo mejor te apetece pagar 50€ o 100€ más por recibir ciertas comodidades. Pero si prefieres ahorrártelos, un centro de estética con precios medios, puede darte exactamente el mismo resultado que un lugar de lujo. Por ejemplo: en mi centro de estética, tengo la mejor teconología y sólo trabajo con laboratorios de marcas profesionales que no venden en perfumerías ni farmacias, sino sólo en centros especializados. Mi espacio es limpio y sencillo, y yo te dedico todo mi conocimiento y el tiempo necesario que tu tratamiento requiera, no me rijo por las agujas del reloj. Así pues, ofrezco resultados espectaculares. Y sé que hay centros de estética donde los precios son mucho más caros pero el producto y la aparatología no ofrecen los resultados que, por el precio que tienen, deberían. centro-estética-Barcelona-alba-trujillo

 

Evita los centros de estética low cost.

  • Siguiendo en el tema del precio: evita los low cost, por favor. No le damos importancia a ésto pero, párate a pensar: la piel es un órgano muy importante. Si no te da problemas, ni te acuerdas de que tienes ese tejido que aísla tus órganos internos del exterior. Pero si te da problemas, créeme, no quieres ir a parar a un centro low cost… Empezando por que utilizan productos de baja calidad (el marketing y un buen packaging, hacen que cualquier productito parezca la panacea), siguiendo porque van a echarte a patadas en cuanto el reloj marque la hora de fin del tratamiento, y acabando por el uso de aparatología que NO es de calidad, que incluso se estropea a mitad de uso. Aparatalogía que NO da resultados. Y te intentarán vender bonos impagables con la promesa de que habrá resultados. Hecho que nunca sucede, porque una mala aparatología sumado a diagnósticos vagos, no puede competir con una esteticista totalmente volcada por su clientela.

La importancia de cuidar nuestra imagen.

  • ¿Es realmente importante cuidar la imagen? Sí, y además añado que es necesario cuidar de la piel, porque estamos hablando de SALUD. ¿Verdad que no te cepillas los dientes sólo para que estén blancos, sino para evitar problemas de higiene, infecciones…? Pues con la piel sucede lo mismo. Como siempre digo: “la belleza, si no va acompañada de salud, es efímera”. Tan efímera como que puede que no llegues a cumplir los 30 sin que sufras de deshidratación, brotes de acné, te hayan aparecido patas de gallo, y tus poros se hayan dilatado si no has cuidado de tu piel durante la veintena. Y todo esto, es un indicador de salud. La salud se traduce en belleza, sí, y una piel no saludable, no puede ser bella.
  • ¿La esteticista que te atiende está en formación constante? Algo que para mí es sinónimo de pasión por la profesión, de garantía de buena praxis y de entendimiento de la piel, es la formación que la profesional tenga. No es lo mismo una persona que se formó para ejercer, y ahí se quedó, que alguien que, además de la formación inicial y de la amplia experiencia que pueda tener a sus espaldas, se sigue formando con el paso de los años, está a la vanguardia y siente una curiosidad innata por querer seguir aprendiendo. No tiene nada que ver cuando te atiende alguien “que cumple” a cuando te atiende alguien “que sabe”.

centro-estética-Barcelona-alba-trujillo

 

¿Qué cualidades me definen?

  • Honestidad: en Alba Trujillo – The Beauty Maximizer me rijo por una premisa: la de ser siempre honesta. Es importante que la clienta/e conozca bien los límites de la realidad, hasta dónde podemos llegar con un tratamiento. Nunca juego con la ilusión de las personas, porque no me parece lícito. Si tus objetivos son alcanzables, haré lo que esté en mis manos por ayudarte a lograrlos. Pero si no son realistas, también te lo diré.
  • Personalización: cada tratamiento lo adapto a la persona, piel y problemática que tengo delante. Si necesito modificar un protocolo para obtener un mejor resultado, lo hago. Si una piel tiene una necesidad particular, busco una solución a medida. Esta es la ventaja de no pertenecer a una cadena de centros y de no estar “casada” con ninguna marca cosmética.

Habiendo mencionado todos estos aspectos, te invito a solicitar tu visita de diagnóstico completamente gratuita para, juntas, determinar qué puedo hacer para ayudarte.

Cargando ...

 

2018-06-27T16:44:43+00:00

¡Es tu turno! Opina y deja tu comentario