mantener la piel hidratada y saludable

Por qué debemos Hidratar la Piel.

Ha llegado el verano y lo ha hecho con fuerza. Cuando aprieta el calor debemos extremar las precauciones para no deshidratarnos. Esto no sólo incluye beber la cantidad de agua necesaria, también debemos estar atentos a la parte externa de nuestro cuerpo, la piel. El objetivo es conseguir una Piel Hidratada y saludable incluso durante los días más calurosos del verano.

Cuando el termómetro sube, las posibilidades de que nuestra piel se reseque aumentan de forma exponencial. Si tomamos el sol en exceso y no nos hidratamos lo suficiente, por dentro y por fuera, podemos quemarnos, llegando a maltratar nuestra piel en exceso.

Hidratar es cuidar.

El primer consejo que puedo daros es que nunca os olvidéis de beber agua. Esto que parece tan evidente genera muchos problemas todos los años. Mantener el cuerpo con un nivel de hidratación óptimo nos ayudará a compensar la temperatura interna, y también mantendrá nuestra Piel Hidratada. Además, es importante saber que casi el 20% del agua que tenemos en nuestro organismo se encuentra en la piel. De ahí la doble importancia de ingerir la cantidad de líquido suficiente.

Con la edad la piel va perdiendo agua porque la capacidad para retenerla disminuye con el paso de los años. Cada persona es distinta pero si hacemos una media, deberíamos beber alrededor de un litro y medio de agua todos los días. Es una cuestión de salud, así que vale la pena hacer un esfuerzo. También es importante destacar que beber en exceso puede ser perjudicial. Si ingerimos demasiado líquido iremos con más frecuencia al servicio, y esto podría provocar la pérdida de sales minerales.

Ya sabes: cualquier cosa por buena y necesaria que sea, en exceso, puede llegar a ser perjudicial.

Una piel exfoliada es una piel saludable.

Con el paso de los años todo va cambiando y es importante ayudar a nuestra dermis a mantenerse sana. Los procesos naturales de renovación celular y la descamación, se van ralentizando con a edad, y las células muertas ya no se recuperan como antes. Todo esto va abonando el terreno perfecto para que se acumulen las toxinas y tu piel se reseque.

En nuestra rutina de belleza deberíamos incluir la exfoliación de la piel semanalmente, para eliminar el exceso de células muertas. Si nos deshacemos de las impurezas; conseguiremos que nuestra piel absorba mejor cualquier tratamiento que apliquemos después, para mantenerla hidratada. Cada piel es distinta, por eso es importante consultar a profesionales, porque una piel sensible no puede tratarse del mismo modo que una normal.

Una alimentación sana también es clave.

La ingesta de frutas y verduras es clave para mantener la piel hidratada, pues estos alimentos contienen gran parte de su peso en agua. Todos sabemos que debemos evitar las grasas y los alimentos procesados.

Mantener una dieta sana y equilibrada nos ayudará a sentirnos mejor, mantenernos más sanos y tener una dermis mucho más nutrida. Hay alimentos que nos ayudan a mejorar la acción de los betacarotenos, tan necesarios para protegernos del sol. Estos pueden ser:

  • El chocolate negro
  • La zanahoria
  • Los cítricos como la mandarina o la naranja
  • El pepino
  • Los tomates…

La alimentación saludable es aquella nos ayuda a mantener nuestras necesidades nutricionales. Conforme vamos cumpliendo años, debemos tener en cuenta que es importante adaptar esta dieta. No necesitamos el mismo aporte de hidratos de carbono cuando somos mayores, que cuando estamos creciendo, por poner un ejemplo.

Para mantener una Piel Hidratada durante todo el año es necesario comer de forma saludable todos los días. Cuando cambias determinados hábitos alimenticios comienzas a notar una mejoría general. Te sientes menos pesado, más saludable, optimista y además ayudas a que tu cuerpo se mantenga más joven. Todo son ventajas, vale la pena intentarlo.

Tratamientos que ayudan a tener una Piel Hidratada.

Además de seguir los consejos nutricionales correctos y beber suficiente agua, es importante que ayudemos a nuestra dermis a mantenerse joven. Si hacemos ejercicio, comemos bien y bebemos líquidos para mantenernos hidratados, ¿por qué no lo completamos con tratamientos profesionales?

El tratamiento hidratante es muy recomendable para mantener una piel luminosa, restableciendo su correcto nivel hídrico para mantener su salud. Una piel bien hidratada mejora en elasticidad y contribuye a retrasar la aparición de las líneas de expresión. Es un antídoto contra su envejecimiento prematuro y evita las infecciones de la piel, como puede ser el acné.

Si quieres saber cómo puedes mantener una piel hidratada y saludable durante todo el año, incluso durante los días de más calor; puedes ponerte en contacto y diseñaré un tratamiento especial para ti. ¿Te animas a probarlo?

Acepto las condiciones de uso y política de privacidad.