cuantas sesiones de radiofrecuencia se necesitan

Cada vez más clientes nos hacen la siguiente pregunta: ¿cuántas sesiones de Radiofrecuencia Facial necesito para lucir una piel perfecta? Antes de responder a esta pregunta me gustaría explicar que, la radiofrecuencia, es uno de los tratamientos que más demanda tiene entre aquellas personas que desean reafirmar su piel.

Es un tratamiento de rejuvenecimiento facial que permite la eliminación de la flacidez, una técnica no invasiva que calienta las zonas tratadas mediante una fricción. La Radiofrecuencia Facial ofrece muy buenos resultados. El objetivo es rejuvenecer la piel incrementando la producción de colágeno.

Radiofrecuencia Facial y Corporal.

Las sesiones que necesitaremos para conseguir los resultados deseados, dependen en gran medida de si hablamos de un tratamiento facial o corporal. En el caso del rostro, se perciben cambios y mejoras desde la primera sesión. Pero necesitamos unas 10 sesiones para que esas mejoras a nivel cutáneo, se mantengan en el tiempo. Con una cifra de sesiones inferior a ésta, será difícil que puedas conseguir tu objetivo: lucir una piel más tersa, brillante y joven.

Pasado un tratamiento de shock inicial, en el que acudiremos a cabina una vez cada 5 días, tras dos meses de tratamiento intensivo, podremos espaciar las sesiones a una sesión cada 2-3 semanas. Hay que tener en cuenta que, si se desean mantener los resultados, se debe acudir a cabina periódicamente.

Otra de las preguntas que nos suelen hacer habitualmente nuestros clientes, es que cuándo se comenzarán a ver los resultados. Éstos se comienzan a notar tras finalizar la primera sesión; pero es muy importante cumplir con el tratamiento completo, incluyendo las sesiones de mantenimiento. De lo contrario, difícilmente podremos conseguir unos efectos duraderos.

Del mismo modo que si nos sometemos a una dieta de adelgazamiento y logramos perder 15 kilos; si después no mantenemos una dieta equilibrada y sana, los problemas volverán. Se requiere constancia porque el cuerpo sigue envejeciendo.

Rejuvenecimiento Facial con Radiofrecuencia.

Con la Radiofrecuencia Facial conseguimos generar calor en la zona que debemos tratar, y con este calor estimulamos la circulación sanguínea y las fibras de colágeno. Una vez hemos logrado esta estimulación, estaremos abonando el terreno perfecto para incrementar la producción de colágeno y elastina.

Mientras estamos realizando esta técnica facial, las fibras de colágeno se contraen recuperando su firmeza, y así es como conseguimos lo que se conoce como “efecto lifting”.

Con el paso de los años nuestra piel produce menos colágeno y elastina, que son los responsables de que la dermis se mantenga tersa y joven. Si conseguimos estimular su producción, conseguiremos rejuvenecer la piel del rostro o del cuerpo. Otra de las preguntas que nos suelen hacer es si se trata de una técnica segura: totalmente. Está probada desde hace muchos años y la han utilizado miles de pacientes en muchos centros de estética en todo el mundo.

Solamente está contraindicada en situaciones muy concretas; como embarazo o lactancia, infecciones, fiebre y personas que estén en procesos de superar un cáncer. De cualquier modo, siempre debéis informar a la estetcisita sobre vuestro estado de salud antes de someteros a este tratamiento.

Así que la respuesta es que sí; es una técnica totalmente segura y testada.

¿Quién puede hacerse una Radiofrecuencia Facial?

Una técnica que está destinada a rejuvenecer la piel, y cuyo objetivo es estimular la producción de colágeno, suele aplicarse a partir de los 30 años, por poner un ejemplo. Esto no quiere decir que alguna persona la pueda necesitar antes o después de esa edad, evidentemente. Recordar que la radiofrecuencia es un excelente preventor de signos de edad.

Cualquier persona a partir de los 28 años podría optar por una radiofrecuencia, pero en belleza y estética, igual que sucede en otros aspectos de la vida cotidiana, debemos aplicar el sentido común. En el caso de una persona más joven, es posible que quiera tratarse cicatrices que le haya producido el acné; pero estos son casos muy particulares y que debemos estudiar muy bien antes. En estos casos, la edad no es un parmátro a tener en cuenta, sino más bien su inestetismo a corregir.

Otros motivos por los que nos solicitan este tipo de técnica; son para aclarar manchas solares y eliminar finas líneas de expresión. En estos casos, tras varias sesiones se puede lograr una importante mejoría, en combinación con un tratamiento de mantenimiento en casa.

En cualquier caso, antes de decidirse por un tratamiento concreto; es importante valorar antes la situación y conocer los objetivos de cada persona. Si quieres lucir una piel más juvenil, tersa y luminosa, estaré encantada de atenderte y programar el tratamiento que mejor se adaptará a tus necesidades. ¿Te animas a probar?

Acepto las condiciones de uso y política de privacidad.